Últimos temas
» What a show off - Roderick
Jue Nov 12, 2015 2:58 am por Roderick R. Rider

» Beverly Paradise {Elite}
Mar Nov 10, 2015 11:02 pm por Invitado

» Chain of coincidences — Wade, pv.
Lun Nov 09, 2015 7:17 pm por Clive Cabenagh

» Confieso qué...
Lun Nov 09, 2015 7:06 pm por Clive Cabenagh

» Stunning surprise // Priv. Clive Cabenagh
Lun Nov 09, 2015 7:03 pm por Clive Cabenagh

» Experimento — Maskim.
Dom Nov 08, 2015 11:05 pm por Maksim I. Kudryavtsev

» Registro Único.
Dom Nov 08, 2015 12:51 pm por Damián Dávila

» Fuck, date, kill or pass...
Miér Nov 04, 2015 4:48 am por Roderick R. Rider

» ¿Qué harías si te encerrasen con el de arriba?
Miér Nov 04, 2015 4:45 am por Roderick R. Rider


Meeting. — Pv. Damariel.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Meeting. — Pv. Damariel.

Mensaje por Ezra Pryor el Sáb Oct 24, 2015 10:12 pm


Meeting

Lunes es como el día que odio, pero no por ser lunes y todo eso, sino porque mi trabajo de lunes se limita a "oficina" y no, no lo digo en un sentido sexual o fantasía erótica - que sería normal en el porno, de hecho - sino de oficina real: papeleo, atender a uno que otro interesado (y no entrevista de actores) y algún que otra oferta de una productora que recién empezaba para hacer algunos tratos y vínculos y demás. La idea no es mala, salvo que no sé por qué yo. Había un muchacho, Mark se llamaba, él ocuparía mejor este puesto que yo. De hecho pensé en decirlo, proponerlo, pero luego recuerdo claramente que prefiero estar aquí que como Jake en la calle acosando chicos para caer al porno.

Sí, esto es mucha mejor idea al final.

Un café me acompaña en cada charla con una nueva persona. Según la agenda tengo tres reuniones en la mañana antes del mediodía y voy por la primera. Es un hombre, obvio, que viene a ofrecer su línea de productos eróticos. ¿La gente en serio no tiene mejor que hacer, cierto? Vale, sé que hay miles y miles; incluso más de una busca empresas porno para colocar sus productos y hacer márketing y proveer y todo eso, no sería la excepción. Pero lo malo es que luego de la vigésima cuarta empresa de lo mismo, como que el mercado se empieza a agotar además, claro está, de que no hay miles de buenas productoras como para que la inversión sea productiva. Y quieras o no, cuando aceptas a una, declinas las otras.

Le dije que no, en todos los idiomas que conozco. Admiro su perseverancia, la que es extrema. Tuve que pedirle que por favor se fuera. Me dejó una tarjeta que le dejé al chico que hace de secretario. Dudo que la necesite nuevamente. Además, ni recuerdo su rostro.

Lo segundo del día fue una persona que buscaba un trabajo. Tenía buenas referencias, y aspiraba a camarógrafo. Dijo que lo había recomendado uno de los chicos que trabajaba porque sabía que alguien había dejado el puesto hace escaso tiempo. No nos faltaba con urgencia, pero no nos sobraban. Así que le dije que le llamaría en cuanto supiera si estaba confirmado.

Y entonces pedí un buen café, y caliente. Llegaba la cita de las once y por ende luego de esta a almorzar. Esperaba que fuera algo sencillo. Sabía que se llamaba Damariel Astroth. Era un aspirante a escritor. Mi mente aguantó una risa. No, no tenía nada en contra de los que escribían e ideaban las fantasías porno, pero mi mente pensaba las frases y líneas argumentales tan caídos que muchos hacían y decían llamar arte. Ni hablar de nombres de películas que daban más risa que erotismo. Pero su trabajo era evaluar lo propuesto por el hombre y ver si tenía o no ese "algo" para estar en la empresa.

Un anuncio me volvió a l realidad. El hombre me estaba esperando. Así que salí a recibirle. Ataviado con un pantalón de vestir y zapatos negros, junto a una camisa blanca le llamó de la puerta de lo que hacía de oficina.

—Adelante, señor Astroth. —Le dije, cortés, sonriendo ladinamente. —Tome asiento. —Señale la silla delante del escritorio y ocupe mi lugar. —Bueno, aquí estamos. Pero antes de empezar ¿un café? ¿agua? ¿algo? —Preguntó, amable, mirándolo.

No quise pensar en nada más, porque seguramente mi mente idearía formas de arrastrarlo a otro trabajo en la empresa, uno que seguro no había venido a buscar.

Lunes, 11 am. - Edificio PornBoys - Damariel Astroth.

_________________

I’m just a Holy Fool, oh baby he’s so cruel; But I’m still in love with Judas, baby

avatar
Ezra Pryor
PornBoys / Reclutador /// Empleados
PornBoys / Reclutador /// Empleados


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.