Últimos temas
» What a show off - Roderick
Jue Nov 12, 2015 2:58 am por Roderick R. Rider

» Beverly Paradise {Elite}
Mar Nov 10, 2015 11:02 pm por Invitado

» Chain of coincidences — Wade, pv.
Lun Nov 09, 2015 7:17 pm por Clive Cabenagh

» Confieso qué...
Lun Nov 09, 2015 7:06 pm por Clive Cabenagh

» Stunning surprise // Priv. Clive Cabenagh
Lun Nov 09, 2015 7:03 pm por Clive Cabenagh

» Experimento — Maskim.
Dom Nov 08, 2015 11:05 pm por Maksim I. Kudryavtsev

» Registro Único.
Dom Nov 08, 2015 12:51 pm por Damián Dávila

» Fuck, date, kill or pass...
Miér Nov 04, 2015 4:48 am por Roderick R. Rider

» ¿Qué harías si te encerrasen con el de arriba?
Miér Nov 04, 2015 4:45 am por Roderick R. Rider


Claro como el mar - Liev

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Claro como el mar - Liev

Mensaje por Scott R. Campbell el Mar Oct 27, 2015 2:01 pm


Claro como el mar

La ciudad era un nuevo mundo para Scott. Lo que solo había visto en imágenes y fotografías ahora se hacía realidad ante sus ojos. Todo le fascinaba tanto que a veces pensaba estar soñando, que despertaría en su cama en Texas como si nada hubiera sucedido. A pesar de las dificultades, estaba en donde quería estar. El medio le era desconocido, pero se había propuesto ser alguien importante, de provecho, como todas esas personas que iban y venían con la mirada puesta en lo que debían hacer. Scott era lo más parecido a un perro callejero, de andar seguro aunque su destino fuera completamente incierto y, aún así, no bajaba la cabeza por nada. Su madre bien le había enseñado a no dejarse pisotear por nadie.

Una de las cosas que más lo sacaba de sus botas era el mar. Ese cúmulo de agua que se desvanecía en el horizonte sin aparente final era más que espectacular. En fotos era deslumbrante, pero estando ahí, tan de cerca, era algo que no imaginaba jamás. La sensación de vulnerabilidad que lo llenaba era tan grande como el mar mismo. Se sentía tan pequeño frente a ello que no podía si no admirarse por el poderío que mostraba el agua aunque no estuviera haciendo más que bailando suave entre una ola y otra. Observaba a las personas que se aproximaban, acostumbradas a lidiar con su ritmo y sin temor alguno a lo que pudiera hacerles, por lo menos en ese momento. En la escuela había aprendido sobre fenómenos naturales y desastres, así que la idea del mar como un ente agresivo podía estar en su lista de las cosas a las que tener terror y pánico. En esa ocasión todos se veían tan cómodos con el mar que él mismo se sentía en el deber de experimentar por su cuenta. Suspiró, sonriendo ante la idea.

Se quitó las botas y los calcetines, los que hechos una bola, quedaron dentro del calzado. Enrolló los jeans un par de veces y se adentró a la arena, casi tan caliente como el suelo de sus tierras en temporada de verano. La sensación era mucho más agradable que con lo que lo comparaba. No daba esa sensación de suciedad y se deslizaba sin problemas entre sus dedos. Los primeros pasos fueron torpes, como los de un becerro recién nacido, poco acostumbrado a la falta de firmeza bajo sus pies. Se acomodó rápido y fue notando como la superficie se hacía más parecida a un suelo real a medida que se acercaba al mar. La temperatura era menor también, hasta hacerse completamente fresca, fría e increíblemente agradable. El sonido del mar era un arrullo y una advertencia. Cuánto era posible de destruir aquello que con ese suave rugido le dejaba en claro que era una fuerza de temer, pero que en esa oportunidad le daba la chance de admirarlo sin miedo alguno. El frescor de un poco de agua llegó a sus pies, sonriendo al mirar hacia abajo, como si regresara a esa infancia donde todo es nuevo y maravilloso.

Viernes 12:03 - Playas - Liev Necker

_________________
IGNORANCE IS BLISS
Scott R. Campbell | Ciudadano | Trabajador eventual
avatar
Scott R. Campbell
Civil / Trabajador /// Ciudadano
Civil / Trabajador /// Ciudadano


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro como el mar - Liev

Mensaje por Liev Necker el Mar Oct 27, 2015 6:18 pm


Claro como el Mar.

Era un buen día para hacer paddle surf. Las olas eran mansas y poco se podía esperar que cambiase la cosa, al menos hasta el día siguiente. Había abandonado la oficina sobre las dos del mediodía y poco había tardado en aparecerse con la tabla sobre su coche y tirarse al agua. Hacía calor así que había obviado el neopreno y tan solo vestía un bañador que le llegaba hasta un poco antes de las rodillas. Había avanzado bastante y en verdad llevaría quizás más de una hora sobre la tabla, aunque en algún momento se había permitido darse un chapuzón, suficiente para calmar el calor.

Ya estaba de vuelta y remaba de manera lenta, casi mansa, guiando la tabla (enorme en comparación con una normal) hacia la orilla. A una distancia prudencial, donde intuía que empezaba a poner en peligro a los bañistas, se bajó y acercó la tabla a si mismo para poder controlarla bien. Pero le sorprendió una ola que, con fuerza, sin tan siquiera romper, le empujó, llevándose la tabla hacia delante, con prisa, con el objetivo de un tío que simplemente tenía los pies metidos en el agua.- ¡Cuidado!- Atinó a decir, en señal de alerta, antes de posicionarse con fuerza en sus piernas en el lugar donde estaba. Hundió sus pie y alzó la muñeca derecha, la cual estaba enganchada a la tabla. El coletazo que dio la tabla fue tremendo, pero trató de mantenerlo con la fuerza de su brazo y consiguió que ésta no llegase más allá y por tanto no diese al hombre que estaba allí como si nada. Los músculos de sus brazos y torso se marcaron por la fuerza, e incluso llegó a dolerle, pero al menos la tabla pareció volver a ser controlada. La atrajo hacia si y dirigió la vista hacia el muchacho, a unos metros pues a él el agua aún le llegaba por la cintura.- ¡Eh! ¿Estás bien?



 
L.A. Venice Beach.

_________________
avatar
Liev Necker
Empresario / Krauss Corp /// Ciudadano
Empresario / Krauss Corp /// Ciudadano


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro como el mar - Liev

Mensaje por Scott R. Campbell el Mar Oct 27, 2015 6:59 pm


Claro como el mar

Dejó que el mar refrescara sus pies. Sentía el cosquilleo de la arena que venía con la marea, sin dejar de sonreír. Era como un niño con un juguete nuevo y es que el estar en la ciudad evocaba en Scott una fascinación casi infantil. Podía estar así horas, solo en actitud contemplativa. Observaba a sus lados el ritual de disfrutar del agua por parte de otros bañistas. Lo más cercano para él era la bañera de madera que portaba en su jardín, aquella en la que pasó muchos veranos con amigos de su infancia. En esa época era lo análogo a un chico popular, pues su familia, con ayuda de la granja, era capaz de comprar muchas cosas. Para su entorno, la riqueza se basaba en la cantidad de bienes materiales, no tanto en la calidad. En Texas, como decían que todo era más grande ahí, aquel recipiente de agua podía compararse con una piscina de las inflables, elemento que Scott conocía por igual, mas no entendía cómo poseer una era símbolo de estatus.

Bajó las manos para capturar un poco del agua, echándoselo al cabello. Que no sudara no significaba que no empezara a sentir calor. Se peinó con los dedos, agitando un tanto su cabeza a la par que no dejaba de mirar todo a su alrededor. El respeto al mar se traducía en su estado constante de alerta por si la marea subía y las olas parecían amenazantes. Todo se veía seguro, por lo que adentrarse no sería problema, siempre con cuidado. No le importaba mojar sus jeans, pues el sol era fuerte y no costaría nada que se secaran con solo caminar un poco por la zona. A pesar del peso ejercido por la ropa mojada, estaba muy cómodo, como si siempre hubiera pertenecido a ese elemento y lo estuviera descubriendo en ese instante. Se detuvo a mirar como varias personas, jóvenes más que nada, surcaban las olas en lo que, para él, asemejaba mucho a una tabla de planchar. Era muy interesante ver las destreza con que no temían al mar, dominándolo en cierto modo. Aquel acto se le hizo divertido y, en cierto modo, atractivo por ese despliegue de fuerza contra la naturaleza.

Mantuvo su mirada en alguien que estaba muy cerca a él, en comparación con los demás. Podía ver casi al detalle la manera en que las maniobras exigían a su cuerpo, que parecía esculpido para el disfrute de cualquiera que tuviera la suerte de poseerlo. El interés de Scott lo distrajo demasiado de la advertencia que hizo aquel hombre, aunque dado su conocimiento, no veía más peligro que un golpe con la tabla, a pesar que todavía mantenía cierta distancia. Lo que le hizo retroceder fue el mar que le acompañaba, al que todavía trataba con sumo cuidado. Apreció que hubiera actuado para evitar un accidente, además de agradecer internamente a la naturaleza por demostrar más su ira por medio del oleaje. Ahora estaba calmado - Estoy bien. Gracias - Dijo con voz alta por si el rugir natural del mar no dejaba escuchar su voz.

Viernes 12:03 - Playas - Liev Necker

_________________
IGNORANCE IS BLISS
Scott R. Campbell | Ciudadano | Trabajador eventual
avatar
Scott R. Campbell
Civil / Trabajador /// Ciudadano
Civil / Trabajador /// Ciudadano


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro como el mar - Liev

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.